martes, 14 de octubre de 2008

Meditación Fácil

“Al hablar intenta meditar el poder y el efecto que estas dejaran” (Abel Desestress)

Cuando tu respiras a través de tu boca tu pecho se expande y si respiras a través de tu nariz notarás como tu abdomen se extiende. La respiración a través de la nariz causa que el diafragma empuje el aire hasta el fondo de los pulmones, esto lleva una buena dosis de oxigeno a la sangre y al cerebro, además, hace que te relajes.
Respirar a través de la nariz es más saludable y es la base de la "meditación fácil". Simplemente cierra tus ojos, deja que la tensión abandone tus músculos, deja ir pensamientos (tanto como sea posible) y toma cuatro lentas y profundas inhalaciones a través de la nariz. Mientras lo haces concentrate en tu respiración, concentrate en ese aire entrando y regándose adentro de tu cuerpo, en ese aire que te va llenando de energía y de poder.
Con esta "meditación fácil" probablemente no lograrás un estado meditativo profundísimo como el que practican los grandes maestros pero con seguridad sí vas a calmarte, vas a obtener energía positiva, aclarar tu mente y reducir el estrés.
Trata de crear una rutina para tu meditación, trata de hacerlo a un mismo tiempo y lugar cada día, al designar un momento específico para tu práctica vas a crear un hábito y a no olvidarlo facilmente.
Ejemplos:
Listo (a) para salir al trabajo, antes de hacerlo detente y medita.
Listo (a) para ir a dormir, acuestate y antes de dormirte medita.
Listo (a) para la hora del almuerzo, toma un momentito y medita.
Solo te tomará un minuto, un minuto de tu día, sí, solo un minuto, el cual va a contribuir enormemente a tu paz mental, a toda tu superación personal.