lunes, 19 de enero de 2009

Desaparece en Perú un glaciar por cambio climático


El glaciar Quilca, ubicado a 5.250 m de altitud, en la región Puno, sureste de Perú y frontera con Bolivia, desapareció a causa del cambio climático y el calentamiento global, informó el lunes a la AFP el estatal Instituto Nacional de Recursos Naturales (Inrena).
“La desaparición del glaciar Quilca fue gradual y es consecuencia del cambio climático y el calentamiento que se está produciendo a nivel mundial”, declaró Marco Zapata, director de la Unidad de Glaciología del Inrena.
“El calentamiento global -agregó el científico- repercute de manera especial en los glaciares del Perú, que son los que están experimentando los mayores daños”, afirmó.
Fotografías difundidas el domingo por la agencia estatal Andina mostraron que la nieve que cubría al Quilca se derritió, quedando la montaña cubierta sólo por un manto de tierra, perdiendo así uno de sus atractivos turísticos.
El caso del nevado Quilca es el segundo gran glaciar que desaparece en Perú desde 2005 por razones atribuidas al calentamiento global.
La deglaciación es gradual, por lo que el Inrena estima que existirían en la actualidad unos 150 picos nevados en proceso de perder sus capas de nieve.
“Hay glaciares que cada vez son mas pequeños y tienden a desaparecer. Es un proceso irreversible”, señaló el científico del Inrena.
“Los primeros síntomas de retroceso en las cordilleras nevadas del Perú se iniciaron hace más de 60 años, pero se acentuaron en las últimas tres décadas”, explicó Zapata.
“Entre 1948-1976 el promedio de retroceso de los glaciares estaba en el orden de los ocho a 9 m por año, pero desde 1977 y en adelante el promedio está por el orden de los 20 m por año“, resaltó.
Sobre territorio peruano se extienden 19 cordilleras nevadas, la mayoría de ellas en el noreste y en sureste andino, que conforman un atractivo turístico y un desafío permanente a los montañistas.
“El Ser efectúa actos tan salvajes contra sí mismo y los demás, que es irónico hablar de raciocinio mental” (Abel Desestress)