jueves, 27 de agosto de 2009

Medita, te hace falta hija


No hay Dios, no hay demonio: sólo existe la vida. Los sacerdotes crearon a Dios y ellos también dieron vida al demonio porque los sacerdotes crean la distinción entre correcto y erróneo. Y una vez que esa distinción penetra en la mente, nunca se está en lo correcto. La naturaleza es correcta. Una vez que entre en la mente la distinción de que existe erróneo y correcto, nunca se está en lo correcto, nunca estarás tranquilo, nunca estarás relajado, siempre estarás tenso. Y todo lo que puedas hacer será erróneo porque la distinción crea confusión. La vida es tan silenciosa y tan meditativa… ¿por qué necesitas hacer tanto esfuerzo? A causa de la distinción.

“Aceptar que no sabes nada es iniciar el aprendizaje para saber algo” (Abel Desestress)