sábado, 6 de diciembre de 2008

NO ERA UN SUEÑO, ERAN 14 VÍBORAS



Una mujer se encontró en el dormitorio con catorce serpientes. Creyó que estaba soñando.
Esther Honegger, de Fannie Bay, Australia se horrorizó cuando se dio cuenta que compartía su dormitorio con 14 pitones diamantinas. "Estaban en todos lados", explicó, "había víboras enroscadas a la cabecera de la cama, a la silla. Pensé que estaba teniendo una pesadilla".En la desesperación empezó a llamar a sus amigos pero no le creyeron. Llamó entonces a la policía que le pasó el número telefónico de la línea "24 horas serpiente". Una vez que reportó la situación el atrapa-víboras Geoff Brouff se apersonó y atrapó a siete de ellas. A la mañana siguiente Geoff volvió a recibir el llamado histérico de Esther que estaba lidiando con cinco más. Y a la tarde encontró otras dos.